EL SERVIDOR MÁS CARO DE DIOS

franz-peter-tebartz-van-elst-52-spiegel-sascha-ditscherEl Vaticano suspendió hasta nueva orden al “obispo despilfarrador” alemán, monseñor Franz-Peter Tebartz-van Elst, de la ciudad de Limburgo (sudeste de Alemania), que había provocado un escándalo por su afición al lujo.

“La Santa Sede considera oportuno” autorizar que monseñor Tebartz-van Elst deje durante un tiempo la diócesis, a la espera del resultado de la investigación de la Iglesia alemana, informó el Vaticano en un comunicado.

La decisión del papa Francisco fue tomada después de haber recibido el lunes en el Vaticano al obispo alemán, blanco de críticas por sus gustos costosos y cuya renuncia reclaman numerosos alemanes.

El papa recibió también la semana pasada al cardenal alemán Joachim Meisner, de la pudiente diócesis de Colonia y cercano al controvertido obispo y a otros exponentes de la iglesia alemana, entre ellos a Robert Zollitsch, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, con los que abordó el delicado escándalo.

El papa será informado “en forma permanente y objetiva” sobre la investigación, precisa el comunicado en el que el jefe de la iglesia dispone que el vicario general, Zollitsch, quede a cargo de la diócesis “a partir de hoy”, en vez de enero próximo.

Tebartz-van Elst, de 53 años, fue acusado de haber emprendido la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados.

El proyecto, decidido por su predecesor, costaba unos 5,5 millones euros, pero los gastos de la obra han aumentado notablemente, alcanzando los 31 millones de euros.

Según los medios de prensa alemanes el religioso gastó para su tina personal 15.000 euros, sin hablar de un comedor de 63 metros cuadrados, de casi 3 millones de euros.

En septiembre pasado, el Vaticano envió a Limburgo al cardenal italiano Giovanni Lajolo, quien debe elaborar un informe.

El caso del “servidor más caro de Dios”, como lo han tildado los editorialistas, genera mucho interés en Alemania, país donde las iglesias se benefician de un impuesto, por lo que gozan de fondos considerables.

La iglesia católica alemana, entre las más ricas del mundo, suele financiar numerosas asociaciones, escuelas, misiones y proyectos de desarrollo.

Desde que fue elegido papa, Francisco, que aspira a impulsar una iglesia pobre para los pobres, no ha tomado medidas especiales contra el fenómeno, pero aceptó la renuncia de un obispo esloveno considerado también un derrochador y se comprometió a reformar las controvertidas finanzas internas de la Santa Sede.

Vista-Limburgo-episcopal-remodelar-REUTERS_CLAIMA20131015_0027_14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s